Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

  • ¿Cómo puedo cobrar mi plan?

    El partícipe de un plan de pensiones puede elegir libremente cuándo y cómo quiere cobrar el plan de pensiones, con total flexibilidad, eligiendo entre cualquiera de las siguientes formas de cobro:

    RENTA: Percibir la prestación en varios pagos con una periodicidad regular. Cabe elegir entre dos modalidades:

    • Renta Financiera: Se va disponiendo de la cantidad elegida por el interesado, beneficiándose de la rentabilidad que va generando el fondo de pensiones. La disposición de esta renta puede adaptarse a las necesidades económicas del beneficiario en cada momento, pudiendo modificar los importes y periodicidad del cobro libremente.
    • Renta Asegurada: Las cantidades a percibir por el beneficiario se fijan y contratan con una entidad aseguradora, no pudiéndose modificar las mismas posteriormente.

    CAPITAL: Se percibe la prestación en un único pago.

    MIXTA: Se cobra la prestación combinada: Capital y Renta, pudiendo ser modificada la combinación de la forma de cobro libremente.

    COBROS SIN PERIODICIDAD REGULAR: Consiste en una prestación distinta de las anteriores, en forma de cobros discrecionales a petición del beneficiario, sin periodicidad regular, con cargo al saldo disponible de su plan de pensiones, por cuyo importe dispuesto también se retiene la cuota de IRPF que corresponda.

    Es muy importante estudiar la forma de cobrar el plan de pensiones por las implicaciones financieras y fiscales que se pueden derivar. Para ello, puede dirigirse a su Oficina Bankia, donde estudiarán su caso particular. 

  • ¿Qué tengo que hacer cuando quiera cobrar mi plan?

    Tiene que acudir a una oficina de Bankia donde le asesorarán sobre las distintas formas de cobro a elegir, cuál es la que más le conviene, la fiscalidad asociada a su prestación, así como la documentación necesaria para tramitar la prestación de su plan de pensiones.

  • ¿En qué me afecta la situación?

    • No es necesario comunicar que se está jubilado hasta que se quiera cobrar el plan de pensiones.

    • Se puede continuar haciendo aportaciones al plan de pensiones y desgravarse fiscalmente por ello, hasta que se inicie el cobro de prestaciones del plan.

    • Se puede cobrar el plan de pensiones en el momento que más convenga, de una sola vez o en disposiciones periódicas, beneficiándose así de la rentabilidad del producto.

    • Puede distribuir el impacto fiscal de la prestación en sucesivos ejercicios económicos, seleccionando la forma de cobro que más convenga en cada momento.

    • Se pueden movilizar los derechos consolidados de un plan de pensiones a otro según la inversión que me interese en cada momento.

  • ¿Cuándo soy beneficiario de mi plan?

    En el momento en que se accede a la jubilación, a efectos de planes de pensiones, el “partícipe” puede convertirse en “beneficiario”.

  • ¿Qué finalidad tiene un plan de pensiones?

    Un Plan de Pensiones es un plan de ahorro personalizado cuya finalidad es obtener un complemento a la pensión pública de jubilación, en función de las necesidades del partícipe. Junto a la contingencia de jubilación, a la que se dedican especialmente estas notas, los planes de pensiones suelen contemplar otras situaciones como la invalidez, el fallecimiento, el desempleo de larga duración por parte del interesado, entre otras.

    Las aportaciones que realiza el partícipe a un plan de pensiones serán un complemento en el momento que acceda a la jubilación.

    A efectos de planes de pensiones, se accede a la jubilación cuando:

    La Seguridad Social le reconozca este estado y le fije la prestación de jubilación en cualquiera de sus Regímenes (general, autónomos, etc.), bien sea a la edad ordinaria (65 años), anticipada o posteriormente.

    Se encuentre en situación de jubilación parcial reconocida por la Seguridad Social.

    A los 65 años, cuando el partícipe no pueda acceder a una prestación por jubilación en la Seguridad Social.

    A partir de los 60 años, siempre que se haya cesado en actividad laboral con alta en la Seguridad Social y no se reúnan todavía los requisitos para que se le reconozca la prestación pública de jubilación.

    A cualquier edad, si se extingue la relación laboral y se pasa a situación legal de desempleo por expediente de regulación de empleo (ERE).

  • ¿Qué tengo que hacer cuando quiera cobrar mi plan?

    Tiene que acudir a una oficina de Bankia donde le asesorarán sobre las distintas formas de cobro a elegir, cuál es la que más le conviene, la fiscalidad asociada a su prestación, así como la documentación necesaria para tramitar la prestación de su plan de pensiones.

  • ¿Cómo puedo cobrar cuando me jubile?

    El partícipe de un plan de pensiones puede elegir libremente cuándo y cómo quiere cobrar el plan de pensiones, con total flexibilidad, eligiendo entre cualquiera de las siguientes formas de cobro:

    RENTA: Percibir la prestación en varios pagos con una periodicidad regular. Cabe elegir entre dos modalidades:

    • Renta Financiera: Se va disponiendo de la cantidad elegida por el interesado, beneficiándose de la rentabilidad que va generando el fondo de pensiones. La disposición de esta renta puede adaptarse a las necesidades económicas del beneficiario en cada momento, pudiendo modificar los importes y periodicidad del cobro libremente.
    • Renta Asegurada: Las cantidades a percibir por el beneficiario se fijan y contratan con una entidad aseguradora, no pudiéndose modificar las mismas posteriormente.

    CAPITAL: Se percibe la prestación en un único pago.

    MIXTA: Se cobra la prestación combinada: Capital y Renta, pudiendo ser modificada la combinación de la forma de cobro libremente.

    COBROS SIN PERIODICIDAD REGULAR: Consiste en una prestación distinta de las anteriores, en forma de cobros discrecionales a petición del beneficiario, sin periodicidad regular, con cargo al saldo disponible de su plan de pensiones, por cuyo importe dispuesto también se retiene la cuota de IRPF que corresponda.

    Es muy importante estudiar la forma de cobrar el plan de pensiones por las implicaciones financieras y fiscales que se pueden derivar. Para ello, puede dirigirse a su Oficina de Bankia o llamar al teléfono de atención al cliente de Bankia Pensiones 901 10 20 30, donde estudiarán su caso particular. 

  • ¿Qué ventajas ofrece?

    ¿Sabía que las aportaciones a Planes de Pensiones pueden suponerle un ahorro fiscal de entre el 24 % y el 43 %?

    Fiscalidad de las aportaciones

    Las aportaciones que realice a su plan de pensiones se reducen directamente en la parte general de la base imponible hasta el menor de los siguientes límites: 8.000 euros ó el 30 % de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos en el ejercicio.

    Régimen transitorio: este límite no será de aplicación a las cantidades aportadas con anterioridad al 01/01/2007 que se encuentren pendientes de reducción en BI por insuficiencia de la misma.

    Además, aquéllos partícipes que reciben aportaciones de su empresa en un Plan de Pensiones del Sistema de Empleo, también podrán reducirse en la base imponible del Impuesto la cuantía de las mismas, con los límites fijados por la normativa en función de la edad.

    Si su cónyuge no obtiene rentas a integrar en la parte general de la base imponible o las obtiene en cuantía inferior a 8.000 euros, podrá reducir en la base imponible las aportaciones realizadas a Planes de Pensiones de los que sea partícipe su cónyuge, con el límite máximo de 2.500 euros anuales.

    Se reducirán las aportaciones anuales realizadas por los partícipes discapacitados (con un grado de minusvalía física o sensorial igual o superior al 65 por ciento, psíquica igual o superior al 33 por ciento, así como los discapacitados que tengan una incapacidad declarada judicialmente, independientemente de su grado), con el límite de 24.250 euros anuales. Si varias personas realizan aportaciones al plan del discapacitado (el propio titular y sus familiares, en línea directa o colateral hasta el tercer grado inclusive, así como el cónyuge o aquéllos que les tuviesen a su cargo en régimen de tutela o acogimiento), se reducirán, en primer lugar, las aportaciones realizadas por el propio discapacitado, y sólo si las mismas no alcanzaran el límite de 24.250 euros señalado, podrán ser objeto de reducción las aportaciones realizadas por terceros a su favor, de forma proporcional.

    El conjunto de las reducciones anteriores no podrá dar lugar a una base liquidable general negativa. Las aportaciones que no hayan sido objeto de reducción en el impuesto por este motivo, podrán ser reducidas en los cinco ejercicios fiscales siguientes.

    b. Fiscalidad de las prestaciones

    En cuanto a las prestaciones generadas por un Plan de Pensiones, tienen la consideración fiscal de rendimientos del trabajo, estando sometidas tributariamente al IRPF.

    En forma de capital:

    No dan lugar a reducción.

    Régimen transitorio: para las prestaciones derivadas de contingencias acaecidas con anterioridad al 01/01/2007 y las acaecidas con posterioridad al 01/01/2007, por la parte correspondiente a aportaciones anteriores a 31/12/2006, los beneficiarios podrán aplicar la reducción prevista en el art.17 de la Ley del IRPF vigente a 31/12/2006: Con carácter general, si la prestación se percibe en forma de capital, se aplicará una reducción del 40 % sobre el derecho consolidado si la primera aportación tiene una antigüedad de 2 años como mínimo desde la fecha en que se realizó la primera aportación.

    Desde el 1 de enero de 2015 se limita la aplicación del citado régimen transitorio (reducción del 40 % por la parte de aportaciones realizadas hasta el 31/12/06) a las prestaciones percibidas en el ejercicio en el que acaezca la contingencia correspondiente, o en los dos ejercicios siguientes
    Para aquellos planes que todavía no han sido rescatados cuyas contingencias ya han acaecido, el límite será el siguiente

    • Contingencias acaecidas en los ejercicios 2011 a 2014: el régimen transitorio sólo podrá ser de aplicación a las prestaciones recibidas hasta la finalización del octavo ejercicio siguiente a aquel en el que tuvo lugar la contingencia.
     • Contingencias acaecidas en los ejercicios 2010 o anteriores: el régimen transitorio será aplicable sólo respecto de las prestaciones percibidas hasta el 31 de diciembre de 2018.

    En forma de renta:

    No dan lugar a reducción.

    Exención hasta un máximo de 3 veces el IPREM en caso de minusválidos.